martes, 13 de marzo de 2018

Tras su pelea con Lipski, “La Malvada” firmó con KSW, la mayor franquicia MMA de Europa


La brasileña Ariane Lipski es una de las joyas de la corona en el panel de luchadores de KSW, la franquicia de artes marciales mixtas (MMA) más importante de Europa. Y una de las mejores del mundo. Prueba de ello es que el póster promocional de su último gran evento, el “KSW 42”, la tenía como protagonista principal, en el centro de un pasillo formado por los luchadores masculinos, ataviada en un elegante vestido rojo y sosteniendo el cinturón de campeona de la categoría mosca. A fin de promocionarla y engrosar su foja de triunfos por la vía rápida, le buscaron una rival que, en teoría, debía servir para que la “Reina de la Violencia” se luciera con otro nocaut en la segunda defensa de su título. En teoría, porque Silvana Gómez Juárez fue todo menos eso. La tucumana había prometido que iba a dar guerra y cumplió, para sorpresa de las 16.000 personas que esperaban ver otra exhibición de violencia de Lipski en el Atlas Arena de Lodz, Polonia. Y es que las apuestas favorecían claramente a la defensora, a razón de cinco a uno. “En las entrevistas que le hacían siempre decía que ganarme iba a ser un trámite, que me iba a derrotar por nocaut o por sumisión en el primer round”, cuenta “La Malvada”, la primera que logra llevar a la brasileña hasta el quinto y último asalto. De hecho, sólo una de sus rivales en KSW había logrado pasar del primero. “Ella tenía cuatro personas en su rincón y yo estaba sola con Sebastián(Saucedo, su novio y sparring). Sentí como que todo estaba armado en torno a ella”, describe Silvana. Finalmente, Lipski se impuso en fallo unánime en las tarjetas, pero se fue con un profundo corte en el labio superior producto de los golpes que recibió de la tucumana, calificada por los especialistas como la rival más dura que haya enfrentado Lipski en la franquicia. Puso el gancho Pese a la derrota, Silvana causó una muy buena impresión entre los popes de KSW y dio pie a una negociación que desembocó en un contrato por tres peleas más para la franquicia polaca, cuyos eventos están entre los más convocantes del mundo (hubo eventos con casi 60.000 personas). “Hablé con los que manejan la empresa y me dijeron que les encantó mi pelea, me felicitaron y hasta me dijeron que puedo ser campeona. Todo esto, claro, después de haberme llevado para que me dieran una paliza, ja ja”, se regocija “La Malvada”, que lo primero que hizo fue pedir la revancha con Lipski. “Me aseguraron que la voy a enfrentar de nuevo, con un mejor contrato. Pero quizás deba pelear con otra rival primero. Es probable que entre mayo y julio tenga otra pelea de MMA”, anticipa Gómez Juárez. Por lo pronto, asegura que si bien dejó el rectángulo de rugby por el octógono de MMA, no se apartará del cuadrilátero. “Estoy en tratativas con un promotor para arreglar mi próxima pelea de boxeo”, revela Silvana, cuyo espíritu guerrero no la deja descansar. A sus 33 años, todavía tiene muchos golpes para dar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario